Editorial
0

2020, un año para olvidar

 

roberto chico mar espaldas baja-image

El mes de diciembre, último mes del año, es el momento idóneo para hacer balance, en este caso de lo que ha pasado en Villaviciosa de Odón.

Lo primero que debo destacar es el enorme efecto que la pandemia ha tenido en Villaviciosa de Odón, como casi en todo el resto de España, pero en nuestro caso que venimos arrastrando graves problemas estructurales desde hace años los efectos se han visto multiplicados.

Al día de hoy no se conocen los datos exactos de villaodonense fallecidos a causa del COVID 19, ni los que lo han sufrido de forma grave con secuelas para su salud, y no sé si algún día estarán disponibles, pero lo que está claro es que ha causado sufrimiento y dolor, sobre todo al tenernos que enfrentar con una situación totalmente desconocida.

Quiero agradecer desde estas líneas el trabajo realizado por los profesionales del Centro de Salud, que han permanecido junto a nosotros en los momentos más duros.

Desde el punto de vista de nuestro Ayuntamiento, el COVID 19 ha servido para ralentizar aún todavía más la actividad de nuestros funcionarios y trabajadores que mantienen unas condiciones de aislamiento casi total, a diferencia del resto de trabajadores, y por tanto ha originado la casi total parálisis de la actividad.

Poco se ha hecho en este año. Destacar que cuando en los peores meses otros municipios aprovecharon la ocasión para acometer obras públicas, en Villaviciosa se paralizaba hasta el servicio de jardinería, aunque por Ley no estuvo afectado por el confinamiento.

Otro hecho destacado ha sido la traición del PP regional, presidido por Pio García Escudero a una de las personas más valiosas de esta formación política, Pilar Martínez, que sin previo aviso se vio apartada de la presidencia del PP local, para poner en su lugar a una señora, Yolanda Estrada, que nada tiene que ver con nuestro municipio, operación que terminó con la dimisión y salida del PP de Pilar Martínez ante la posición cobarde y servil mostrada por los concejales que ella misma eligió, con una sola excepción.

Otro punto que quiero resaltar en este breve balance es la difícil situación por la que pasa nuestro comercio y hostelería, sin duda el sector más perjudicado por la pandemia. 

Un municipio, una ciudad, un pueblo sin comercio y hostelería es un pueblo fantasma, sin vida en sus calles, y eso es lo que nos puede pasar si entre todos no ayudamos a superar esta situación procurando hacer nuestras compras y pasar nuestros ratos de ocio en nuestro pueblo.

Seguramente nos podremos ahorrar un euro si compramos por internet, pero ese euro nos puede salir muy caro si terminamos por perder nuestro comercio de proximidad. Muchos ya han echado el cierre. No permitamos que siga ocurriendo.

Captura de pantalla 2020-12-18 a las 21.37.02

 

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies