Contenidos
0

Creer, Ser

f267_atleti

Ahora, a la vuelta de Neptuno, de agradecerle al dios de los mares y celebrar con él esta décima liga atlética, de vivir esta comunión rojiblanca (adscripción, pertenencia) y mirar al cielo sonriendo y asintiendo, a ellos, a Luis Aragonés, a mi padre (uff, hoy ya 19 años sin él), a los que fueron y no están y desde allí devuelven la sonrisa, complacidos, satisfechos, ahora, por fin, puedo respirar.

Ya tocaba, ya. 

Por ellos y por los que aún no lo habían vivido, por quienes estamos acostumbrados a que cualquier futuro, por improbable que parezca, puede romperse a la mitad.

Cambiamos la letra de aquel mítico “volveremos, volveremos” por este “ya hemos vuelto a ser campeones como en el 96…” Ya. Por fin. Gracias a este cholismo que llevo toda la temporada pidiendo que se comercie en frasco para rociarme de él en el día a día, como bálsamo y remedio para lo gris, como verdadero conjuro de lo posible, del poco a poco, de la fe y el esfuerzo, del podemos, siempre que creamos y hagamos, siempre que pongamos ladrillos con humildad soñando con castillos.

Creer para crear, trabajar para conseguir.

f267_atleti1

Bendita filosofía de mi santito ateo, san Cholo Simeone, que ha entrado por la puerta grande de lo irrenunciable, de los eternos ante los que desmonterarse porque no cabe otra, por su rotundidad y su buen hacer.

Resuena la mítica canción de la alegría y la culpa: “soy feliz, y quiero que me perdonen mis muertos por mi felicidad”. Pero no es que los muertos perdonen, es que los muertos celebran a nuestro lado: porque supieron (y saben) lo que significa deshacerse de los antiguos fantasmas, de los clásicos miedos, de los complejos y del mal fario. Porque han colaborado a ello, junto al trabajo de los jugadores, la guía del míster, el empuje de la afición y cuanto sortilegio y talismán nos han echado un cable. Porque en esta corriente del sí, del ahora, del venga, del vamos, del partido a partido, un torrente de luz se ha abierto paso en días de desgana y de dejarse, para lograr, por fin, y a lo grande, una liga que sabe a gloria. 

A gloria por trabajada, por soñada, por creída. Por el más difícil todavía y la prestidigitación. 

A gloria porque parece reconciliar con la utopía de los méritos y la justicia.

Hoy se redondea el sueño, se cumple el deseo tantas veces pedido cruzando los dedos del alma: porque el Atleti (quién lo probó lo sabe) no es solo un equipo de fútbol, porque esta liga no es solo una victoria numérica en una competición deportiva: es la puerta abierta a la esperanza, la brisa que acuna y fortalece al creer que porque no, que quizá, soñando y con esfuerzo, cualquier horizonte está al alcance de la mano. Aunque parezca lejano e imposible. Creer para ser. Soñar para lograr.

Gracias, Atleti. Hoy y siempre. 

f267_atleti2

Ana Higueras.

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: CO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies