Contenidos
0

De Felipe V a Felipe VI, 314 años de los Borbones en España

RECUERDOS DE UN VIEJO PERIODISTA

El Conde de Barcelona, padre de Juan Carlos, esperó inútilmente durante  veintinueve años a que el general Franco le permitiera reinar

f265_j _navarroCon la reciente abdicación de Juan Carlos I en su hijo Felipe VI,  se cumplen 314 años desde que el primer Borbón, Felipe V, estableciera en nuestro país esta dinastía real que ha sido la más duradera de nuestra Historia.

Cuando en 1700 murió sin descendencia Carlos II el Hechizado, último monarca de la dinastía de los Habsburgo, dejó escrito en su testamento que el trono de España lo ocupara Philippe de Bourbón, Duque de Anjou, un joven francés de 17 años, nieto del rey  Luis XIV y  de su esposa, la española María Teresa de Austria. Philippe españolizó nombre y apellido y pasó a ser Felipe V de Borbón. Reinó prácticamente durante 45 años, pues abdicó en su hijo Luis I y éste murió ocho meses después, por lo que tuvo que reengancharse al Trono hasta su muerte en 1746.

El siguiente Borbón, Fernando VI el Prudente, hijo del anterior, tiene especial significado para Villaviciosa de Odón. En vez de Prudente le podían haber puesto el sobrenombre de Enamorado, pues murió de amor como sucedió con Juana la Loca. Vivió una infancia muy infeliz, ya que se quedó huérfano de madre cinco meses después de nacer. Su madrastra,  Isabel de Farnesio, lo  tuvo  recluido durante años  en diversos palacios sin hablar con nadie, como si fuera un apestado, hasta que se enamoró de la princesa de Portugal  Bárbara de Braganza y se casó con ella en 1728 cuando el infante sólo tenía 15 años y ella 17. Fernando encontró en su esposa un amor para él desconocido y vivió pendiente de ella durante los treinta años que duró su matrimonio. Cuando Bárbara murió en el palacio de Aranjuez, a los 47 años de edad, el rey Fernando VI se volvió completamente loco. Sólo pensaba obsesivamente en Bárbara. Se apartó de las funciones regias para refugiarse en el castillo de Villaviciosa de Odón, donde se pasaba días y noches gritando y llamando a su esposa, a la que buscaba por todos los rincones. Murió en Villaviciosa un año después que Bárbara de Braganza. Como a su mujer, lo enterraron  en el convento de las Salesas Reales en Madrid.

Después de Fernando VI reinaron los siguientes Borbones: Carlos III el Político, Carlos IV el Cazador, Fernando VII el Traidor o el Deseado, Isabel II la de los Tristes Destinos, Alfonso XII  el Pacificador, Alfonso XIII y  Juan Carlos I.  Felipe VI  llega al trono a los 46 años de edad.

“…en 1700 murió sin descendencia

Carlos II el Hechizado, último

monarca de la dinastía de los

Habsburgo, dejó escrito en su

testamento que el trono de España

lo ocupara Philippe de Bourbón…”

Naturalmente, durante más de trescientos años en que han reinado los Borbones, no todo ha sido miel sobre hojuelas. Felipe V tuvo que ganar la Guerra de Sucesión. Fernando VII, que cedió los derechos dinásticos a José Bonaparte, hermano del Emperador Napoleón, fue tachado de felón y de traidor. Isabel II, que reinó durante 35 años, fue depuesta por la Revolución Gloriosa de 1868, tuvo que aceptar que el trono español lo ocupara el príncipe italiano Amadeo de Saboya y vivió el advenimiento de la I República (1873-1874), que terminó como el rosario de la aurora: en 23 meses hubo cinco jefes de Gobierno, tres guerras al mismo tiempo (la de Cuba, la tercera Carlista y la Revolución de  los Cantones que pretendía una España federal y todo el mundo declaraba su independencia), más el golpe de Estado del general Martínez Campos que restauró la Monarquía. Isabel II abdicó en su hijo Alfonso XII, quien comenzó su reinado en 1874, a los 17 años y murió, víctima de la tuberculosis,  once años después. Su primera esposa, la infortunada María de las Mercedes, falleció cinco meses después de la boda. La segunda, María Cristina de Habsburgo, quedó encinta de cuatro meses del futuro Alfonso XIII, que fue rey desde su nacimiento  bajo la regencia de su madre hasta que comenzó a reinar en 1902. Se exilió junto a la Familia Real cuando se instauró la II República en 1931, que terminó, todavía  peor que la I, con la sangrienta Guerra Civil.

18junio_felipeV

Felipe V, el primer Borbón que reinó en España.

18junio_felipeVI

Felipe VI, un rey para el siglo XXI.

Alfonso XIII se declaró admirador de Franco, incluso manifestó que “se consideraba falangista”. Naturalmente lo decía  porque esperaba que, una vez terminada  la guerra civil, el general lo situara de nuevo en el Trono. Pero cuando vio que  el gallego no tenía intenciones de abandonar la jefatura del Estado, escribió en su diario: “Franco me ha traicionado y engañado a cada paso”. El 15 de enero de 1941, Alfonso XIII traspasó los derechos dinásticos a su hijo Juan de Borbón y Battenberg.

Padre e hijo en Estoril, donde don Juan esperó en vano ser rey de España.

Padre e hijo en Estoril, donde don Juan esperó en vano ser rey de España.

Recuerdo que en 1957, cuando este colaborador cursaba la carrera en la Escuela Oficial de Periodismo, un grupo de monárquicos me invitaron, de manera discreta, a visitar a don Juan en Estoril. Como el viaje iba a ser en autobús, con los gastos pagados, acepté y tras pernoctar en Lisboa, llegamos a Villa Giralda a media mañana, donde ondeaba al viento la bandera española y  nos esperaban don Juan y doña Mercedes con un refrigerio. Caballeros y damas  llamaban al aspirante al trono de España Su Majestad don Juan III, quien nos leyó un texto en el que hacía acusaciones a Franco de tener al país cautivo en una dictadura totalitaria.

“…Fernando VI se volvió completamente

loco… Se apartó de las funciones 

regias para refugiarse en el castillo

de Villaviciosa de Odón… Murió 

en Villaviciosa un año después que

Bárbara de Braganza…”

Sin embargo, al comienzo de la Guerra Civil, don Juan se quiso incorporar como voluntario al ejército sublevado. Vestido con un mono azul y una boina roja de requeté  se presentó ante el general Mola, quien  no le permitió ir al frente de batalla. Convencido de que Franco no contaba con él para restaurar la Monarquía, pasó al ataque y publicó un manifiesto en Suiza en 1945 en el que ponía al Caudillo de vuelta y media, con lo que perdió la última oportunidad, si es que la tenía, de ceñir la Corona.

Según los Principios Fundamentales del Movimiento España era “una Monarquía tradicional, católica, social y representativa”. Para darle salida al Régimen, Franco preparó al príncipe Juan Carlos como su  heredero a título de rey. Pero don Juan de Borbón le  “prohibió” a su hijo aceptar,  ya que se rompía el precepto monárquico de que el hijo mayor, o en su defecto la hija, debe suceder al padre. Se dijo que Franco llamó al orden a Juan Carlos: “Si usted no acepta la sucesión de la Jefatura del Estadio a título de rey, hay más príncipes españoles que si la aceptarán”. Se refería, lógicamente a Alfonso de Borbón y Dampierre.

“Para darle salida al Régimen,

Franco preparó al príncipe Juan Carlos

como su heredero a título de rey.

Juan Carlos habló con su padre: “Si no doy mi conformidad, ninguno de los dos seremos rey de España”. Doña Mercedes fue quien apoyó a su hijo, que fue declarado por las Cortes heredero político de Franco en 1969. Don Juan, Conde de Barcelona se sintió profundamente humillado, aunque recapacitó y en 1977 transmitió los derechos dinásticos a Juan Carlos, quien ya era rey desde dos años antes. Vanamente, don Juan había esperado durante 29 años ser rey de España. Murió en 1993 con los honores de Capitán General de la Armada y lo inhumaron en el Panteón de los Reyes del monasterio de El Escorial. Grabado en el sarcófago se lee este sencillo epitafio: “Ioannes III”. Sólo fue tratado como rey después de muerto.

18junio_juanborbon

Un recuerdo de la visita de nuestro colaborador a Villa Giralda en 1957.

 

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: Julian Navarro