Opinión
0

El Cetro de Ottokar

 

A la vista del plebiscito de Falconetti y tras analizar los resultados en Villaviciosa observamos que Pérez ha perdido más de un 14% y 2500 votos respecto de las anteriores elecciones de Abril. ¿A qué espera Vox para retirar su apoyo a este gobierno municipal? El odio al PP es un error, no se puede despreciar a un 34% de electores, más aún cuando la suma de ambos partidos representan casi al 59% del municipio.

María de la Cabeza, no debe perder la testa por apuntalar un gobierno municipal “momificado” por utilizar el concepto de Ortega, además tiene en su equipo a los desenterradores del PSOE. El ayuntamiento parece un tanatorio en su afán de mover ataúdes políticos.

El 10N se cumplió el vaticinio que circulaba por las redes sociales que apuntaba al descalabro de Ciudadanos. Siguiendo con las metáforas es necesario recordar que este partido, tenía dos líderes, Albert y Rivera, en un solo cuerpo. A esta dualidad se le denomina centro político consistente en no ver con la izquierda lo que hace la mano derecha y a su vez, obviar con la derecha lo que la izquierda manipula.

Pérez pertenece al aparato del partido perdedor y es el urdidor del desmán municipal actual, no es precisamente un gestor, ni un buen orador y seguro que tendrá un resultado electoral nulo si concurriera en las siguientes elecciones municipales. Pérez no tiene continuidad y, por tanto, cualquier proyecto para nuestro pueblo no tendrá futuro.

Tanto PP como Vox tienen que sentarse a negociar el desarrollo de la Villa y consolidar un equipo de gobierno coherente que defienda esa “España Viva” y busque “Todo lo que nos une” para que nuestro municipio despunte en el porvenir.

Se acerca un largo invierno, frio en lo económico y social, un invierno donde el presupuesto, aún sin aprobar, puede dejar secuelas para el año 2020 y que debe atender una bajada de impuestos que contrareste las subidas que nos va a imponer Falconetti y sus secuaces. La izquierda construye élites clientelares que viven de los salarios públicos, parasitan las instituciones y vician las políticas con la disculpa de beneficiar a los desfavorecidos para así tener pobres que les voten. Recordemos Andalucía, donde un 25% de los trabajadores son empleados públicos y el desempleo es el más alto de España.

Pese al vuelco electoral del 10N, el futuro no deja de ser incierto. La única certeza que nos anima a escribir esta columna consiste en proponer una racionalización democrática de la politica municipal. Cambiar el gobierno para transformar el municipio. Los villaodonenses queremos vivir la realidad actual ¡Ya!. El pasado dejémosle enterrado.

 

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: Miguel Sainz

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies