Opinión
0

Has venido al mundo a ser feliz

Sí, a ser feliz, no a pelear. Parece que ya pocos entienden que no es la condición, sino la actitud lo que determina todo destino y buena convivencia. Se percibe un agudo fastidio generalizado, porque una crisis de honradez nos lleva de culo mientras asistimos a un carnaval de dislates, rumores, ataques y despropósitos que enfrentan posturas conservadoras y progresistas cada vez más radicalizadas, hasta tal punto, que la mayoría de la información recibida particularmente por las redes sociales (con frecuencia anónima) está impregnada de esa rabia extremista que ya no ofrece ninguna credibilidad, ni felicidad a sus concurrentes

Algunas afirmaciones rotundas pero falsas, quedan inmediatamente desmontadas por quien tenga dos dedos de frente, pero también muchas otras, como despotrique de taberna, se sostienen al filo de una débil verdad a medias y un subjetivismo impresentable, que deliberadamente confunden más que informan.

juliancalvoTras las voluntades, sofisticadas técnicas desarrolladas por equipos de expertos en marketing de masas, son capaces de manejar la voluntad colectiva con extraordinaria precisión para lograr los objetivos más imprevisibles. Quizás es esta “cirugía social” la que se opone a la felicidad general porque está al servicio de oscuros intereses opuestos a la paz y a la prosperidad. Es preocupante que se esté elevando el tono de estas prácticas manipuladoras, algo que choca frontalmente contra la deseable libertad de las personas. 

Los planificadores de estas estrategias conocen como nadie que el odio y el miedo son los principales resortes de la conducta, estados que empujan hacia un totalitarismo radical opuestos a la dicha y al deseable diálogo social; es natural… cuando se embiste, forcejea, impone, miente, ataca –de momento verbalmente, salvo casos aislados de palizas e intimidaciones–, ello apunta a que se desea el combate y la imposición sobre el otro. Es nuestro vestigio salvaje.

Por su lado, el ser humano, es de naturaleza noble y mimética, de modo, que tendemos por una parte a creernos todo, particularmente lo que vemos escrito que ya, con las nuevas tecnologías, y la nueva cultura del individuo, es lo más habitual, y por otra parte nuestro gregarismo y pereza a veces nos lleva a secundar planteamientos disparatados cuando el modelo propuesto es convincente, aunque advirtamos engaños. Además, en Comunicación se da que cuando te acribillan a mensajes, en general, acabas aceptando el fondo de su contenido.

Bajando a la praxis, no entiendo del todo porqué ese empeño de ciertas personas en apalancar sobre lo que nos divide, cuando lo que nos hace felices, es todo aquello que nos une.

Flaco favor nos hace el existencialismo renacido de mediados del pasado siglo, porque, si, efectivamente el individuo es capaz de crear sus propia leyes y rebelarse contra todo, pero sin olvidar que fundamentalmente somos homo sociabilis, que todos nos necesitamos a todos y, que la única forma de salir de una crisis, es construir un objetivo común. Bueno… egoístas, dañinos y trepas, los habrá siempre, pero su desarrollo es mucho más difícil con ese proyecto común de respeto y concordia. Prosperar es buscar en qué estamos de acuerdo, antes de imponer ese ego tyrannus, ese mal nacional que siembra el caos.

Nuestras fiestas, los grupos de amigos y la familia, son el paradigma de esa felicidad convivida. El objetivo común: divertirse, querer, sentirse querido y mejorar como personas, es decir hacer la vida lo más llevadera posible obviando un poco esos problemas, complejos y prejuicios que todos tenemos; el camino más sencillo para entenderse es respetar. Y a ello ayuda mucho ponerse en el lugar del otro, porque por lo regular, no son nuestros particulares puntos de vista lo que la gente necesita, sino que entendamos su situación. Ahí está la felicidad perdida.

jcalvom@hotmail.es

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: Julian Calvo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies