Sociedad
0

La tribu de los indios viciosos

f319_indios

La tribu de los indios Viciosos era una próspera comunidad en la que sus miembros, además de sus quehaceres, tenían encomendadas labores para la comunidad.

Estos trabajos eran muy diversos, desde cazar búfalos, mantener limpio el poblado, cuidar a los ancianos sin descendencia, mantener los puentes que cruzaban el río…

Las necesidades de la tribu se decidían en un consejo cuyos miembros eran elegidos por los propios indios. Dependiendo del número de votos que respaldaran a cada consejero, éste tenía más o menos poder para proponer o aprobar las acciones a realizar para el progreso de la tribu.

Durante mucho tiempo el consejo lo formaron dos indios y medio. Estaba El Gran Jefe “Ojo de Ver”, quien llevaba siendo Gran Jefe desde hacía muchas primaveras. Además estaba “Mano Izquierda”, quien fue Gran Jefe cuando las manadas de búfalos cubrían las praderas. Y por último estaba el pobre “Nube Roja” al que habían votado unos pocos iluminados.

Este Consejo mantenía el poblado en las mejores condiciones posibles siguiendo las directrices de “Ojo de Ver”. 

Pasaron muchas lunas de buena vida para la tribu, pero el nuevo curandero “Voz Ronca” empezó a poner en duda las decisiones de Ojo de Ver.

Un día en una reunión del Consejo a la que acudieron varios indios de a pie, porque no podían entrar caballos, “Voz Ronca” se excedió en sus críticas al Gran Jefe y fue expulsado del Gran tipi. “Voz Ronca” prometió vengarse de “Ojo de Ver”.

La siguiente vez que se consultó al poblado para elegir al Consejo, “Voz Ronca” se presentó como candidato con el único objetivo de echar a “Ojo de Ver”. El Gran Jefe había perdido muchos apoyos debido a su fuerte carácter.

Aprovechando la situación, también se presentaron “Agua Tibia” y “Junco que se mece según sople el viento”. 

Para liarla más, el hijo de “Nube Roja”, “Más rojo que su padre”, también se presentó.

El resultado fue el que cabía esperar. Los indios eligieron a un Consejo en el que nadie podía mandar sin contar con el apoyo de otros miembros del Consejo, pero Ojo de ver siguió siendo el Gran Jefe.

En las reuniones del Consejo hubo que prohibir la entrada de hachas porque se mascaba la tragedia.

La pipa de la paz estaba seca.

La caza de búfalos era insuficiente y los indios se estaban quedando en los huesos (siglos después, en una tribu situada a miles de leguas al sur, en un territorio llamado Venezuela este sistema de adelgazamiento colectivo se volvió a repetir, pero mucho más agudizado)

Ir a coger agua al rio era muy complicado porque no se mantenían los accesos a la orilla, ya que “Nube Roja” y “Más rojo que su padre” querían que la naturaleza se mantuviese intacta y “Voz Ronca” con tal de fastidiar al Gran Jefe…

El poblado estaba que daba pena. Antes las tribus vecinas envidiaban a los Viciosos, pero ahora ya ni les invitaban a las fiestas que celebraban para hacer el indio.

El Gran Jefe “Ojo de Ver”, después de muchas lunas de jefatura se retiraría a la Gran Cascada y dejaría en su lugar, no sin ciertas controversias, a “Corona de Flores”, una mujer que ya fuera Gran Jefa  antes que “Ojo de Ver”, gran conocedora tanto de la tribu como de los retos que debían afrontar, siempre con la esperanza de que la tribu recuperase su antaña y perdida prosperidad, pero para ello sería necesario que los indios valoraran de forma objetiva los pros y contras de mantener a los seguidores de “Voz Ronca” en el Consejo de la Tribu, que hasta ese momento sólo habían demostrado su capacidad de arruinar a la tribu y crear infinidad de recelos, tensiones y malos rollos entre los indios viciosos.

Pocas lunas faltaban para que los indios, reunidos alrededor del fuego místico, tomaran su decisión para elegir un nuevo Consejo.

¿Qué paso en esa reunión…?

Eso será cuestión de contarlo en una próxima entrega de “La tribu de los indios viciosos”. Hasta la próxima

Fdo.: “Caballo Loco Jr.”

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: CO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies