Opinión
0

Los Girasoles

juliancalvoFascinaron a Van Gogh por los intensos amarillos, que para él y su amigo Gauguin representaban la luz, el calor y la vida, buscando un esencialismo más allá del impresionismo reinante en aquellos finales del siglo XIX.

El girasol es realmente una planta fascinante, no solo por su valiosísima utilidad y adaptabilidad, además rebosan belleza en su plenitud, en su eterna búsqueda de la luz, la convivencia y el respeto, asignatura que los humanos aún tenemos suspensa.

Es admirable cómo estas bellísimas flores se auto organizan para evitar la sombra de sus compañeras sin molestarlas, de modo que todas reciben la misma cuota de sol. Adaptan sus tallos, en un discreto movimiento semejante al de nuestro cuello, cuando tratamos de salvar un obstáculo que nos impide ver algo de nuestro interés

Crecen con respeto, juntos buscando la luz, sin ganadores ni perdedores, esquivando las sombras de sus competidores, sin molestarles. Es decir, “saben” gestionar sus luces y sus sombras en perfecta armonía. Esto no quiere decir que no haya un líder, siempre hay una flor pionera que inicia el proceso.

 … Esto no se asemeja ni por asomo a nuestra característica forma de entendernos… Qué les voy a contar, que no vean a su alrededor…

 Cada vez tenemos más leyes y reglamentos con gobernantes más listos, y sin embargo no logramos ponernos de acuerdo en lo esencial: en convivir.

La rivalidad en todos los ámbitos, es cada vez más profunda y feroz, pero centrémonos en la que nos llevó a la última guerra: la política y social.

Esa rivalidad que separa familias y amigos, sin duda debida a la radicalización de la sociedad, esa pérdida de papeles que acaba en el desdén, en la falta de respeto y en la pérdida de toda objetividad, hasta hacer desaparecer ese reto común de crecer como esos hermosos campos de girasoles, como esas naciones prósperas.

f316_jcalvo_1

Lo triste es que la inestabilidad creada, está movida por minorías radicales, que aspiran a que sus inviables proyectos pinten algo en el panorama político-administrativo, mirando al pasado, en vez de al futuro, tratando de imponer, en vez de proponer, acusando en vez de excusando, disgustando en vez de gustando, ramplando, en vez de compartiendo… algo que afecta a ambos extremos radicales que parecen querer una masa embrutecida y emocionalmente desordenada para hacerla su presa.

Afortunadamente, los girasoles se abren paso fácilmente entre las obstinadas malas hierbas, buscando la esencia de su ser, su propia identidad y la luz de la verdad con la concordia y moderación, la sencillez y la belleza, la cooperación y la lucidez que todo ser viviente, toda nación moderna merece.

Aunque estemos viviendo días oscuros, la sabia naturaleza del girasol sigue mostrándonos su ejemplo: ¿Qué hacen los girasoles en días nublados como los que nos acontecen? Siguen erguidos y hermosos, se miran unos a otros buscando la energía en cada semejante. Y actúan como debiéramos hacer la especie “más inteligente” del planeta …si nos falta la luz, al menos nos tenemos unos a otros. Demasiados humanos aún no lo saben o no quieren saberlo.

jcalvom@hotmail.es

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: Julian Calvo