Opinión
0

Natividad

JULIAN CALVO   Ella aproximó su corazón todo lo que pudo al de él, mientras juntaban sus manos, sus cuerpos y sus almas en signo de unión eterna y confianza mutua, una eternidad que comenzó con esa promesa de amor incondicional y culminó con la mayor obra que jamás pueda construir un ser. Entonces, todo fue luz y se produjo el milagro de la vida entre aquel hombre y aquella mujer, que se perpetuaban con el fruto de ese amor que ella albergó en su seno como un regalo divino al mundo que lo habría de recibir. Ese amor dio paso a la esperanza – a la “buena esperanza” – y ese nuevo ser multiplicaba su presencia en el seno materno instante a instante; y poco a poco se iba formando a imagen y semejanza de los padres que lo crearon, hasta que en 18 días, su corazón emprende sus primeros latidos y en 42 días su cerebro comienza a funcionar. Al poco, ya bosteza, tiene hipo, piensa…. En 8 semanas, funcionan ya todos sus órganos. Su sistema nervioso y emociones van formándose, en 2 semanas más siente dolor y en otras 2 puede sonreír cuando goza de las caricias de sus padres. En tan sólo 12 semanas ya es todo un ser humano pero aún no está preparado para vivir fuera de mamá. Oye la voz de papá, siente las angustias y las alegrías de mamá, que le da todo lo necesario para vivir, para ser todo un hombre o toda una mujer como esos seres queridos que le dieron la vida. -Yo les quiero y les necesito. Sólo un poquito más de tiempo y se lo demostraré. Cuando salga al mundo, no tendremos ninguna dificultad, porque el amor vivirá entre nosotros, nos tendremos y cuidaremos unos a otros mientras yo crezca… y también después, porque mis padres estarán viejitos y nos seguiremos necesitando, como yo necesitaré a mis hijos. -Yo no sé si llegaré con muchos o con pocos problemas, siquiera si seré un buen o mal hijo, lo que sí puedo asegurar, es que haré de vosotros los mejores padres del mundo. Vengo sin manual de instrucciones, pero seguro que pondréis todo vuestro alma en mi. -(Noto a mi mami muy preocupada y a veces discute con mi papi, yo me preocupo mucho, me pongo triste y siento todas sus turbaciones y dudas. A veces noto que no me quieren y lloro aquí dentro. Sé que cuando me conozcan todo su miedo y desconfianza desaparecerán y volveremos a estar felices.) -Querré que mis papás estén siempre contentos, como ellos también querrán que yo lo esté. Seguro que nos equivocaremos muchas veces y aprenderemos juntos muchas otras, pero siempre compartiremos todo y nos comprenderemos porque ya somos una familia, y en las familias, por poco que haya, siempre alcanza para todos. -¡Cuantos momentos maravillosos nos esperan! seremos nuestra gran razón de existir, de trabajar y de divertirnos juntos… de reír y de llorar… de sentir hondo esa vida que nos aguarda allá afuera. Nos entusiasmaremos hablando de nuestro futuro y luego acariciaremos nuestro pasado recordando los momentos más grandes mientras sentimos el vértigo de cada momento. -Se mami, que la vida es muy difícil, y me estoy preparando para ello, igual que lo están haciendo muchos otros bebés que llevarán el resplandor del cariño a tantos otros hogares donde daremos y recibiremos el gran amor que todo lo puede.  -Ya sé que habéis decidido privaros de muchas cosas que os gustan para formar esta familia pero también sé que sin mi, ese sacrificio tendría menos sentido, porque no tiene la misma grandeza lo que ofreces a otro, que lo que te ofreces a ti mismo. -Descubriréis una nueva forma de ver la vida, otra forma de amor.. intenso, puro, especial que como yo ahora, crece y crece cada día dejando huella en vuestro corazón. -Traigo un tesoro que iréis recogiendo mientras esté a vuestro lado. -Veréis también que todo pasa, en especial los malos momentos, que azotan como el agua del mar, para limpiar lo feo y sucio, descubriéndonos la cara más bonita de la vida. Lejos de la violencia, de las discusiones y discrepancias, de la avaricia, de los excesos y del egoísmo, nace en nuestro espíritu el genuino instinto de paz, luz y amor impreso en todo ser humano. Es el gran milagro de la Natividad donde comienza la vida y el amor, es el gran regalo divino. Feliz Natividad

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: Julian Calvo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies