Opinión
0

Richard Gere y Julia Roberts, los últimos románticos

f266_jnavarro

Millonarios por su éxito en el cine, los protagonistas de “Pretty woman” se dedican ahora a ayudar a los necesitados

En 1990 se rodó en Hollywood una de las películas “de amor” más vistas en el mundo y que continúa emitiéndose en las televisiones de todos los países: “Pretty woman” (Mujer bonita), interpretada por Richard Gere y Julia Roberts. El argumento es muy sencillo: un millonario contrata a una chica de compañía durante una semana y los dos se enamoran. Pero está tan bien realizada y los protagonistas tan bien elegidos, que ha pasado a la historia como modelo de comedia romántica con cientos de millones de “fans” que no se cansan de verla.

La historia de esta película comenzó un día de 1990 en que el director de cine Garry Marshal (fallecido en 2016) citó en su despacho a los candidatos a protagonistas, Richard Gere y Julia Roberts, para que opinaran sobre el proyecto, considerado por el propio Garry como un “cuento de hadas para niñas quinceañeras”. Richard leyó el guión de “Pretty woman”, lo calificó de “endeble”, y anunció que no estaba interesado. Pero Julia Roberts demostró que el olfato femenino nunca se equivoca en cuestiones amorosas. Estaba convencida de que la película sería un éxito si la protagonizaban ella y Richard. Más tarde confesaría que desde que vio la película “Oficial y caballero”, ocho años antes, estaba platónicamente enamorada de Gere, a quien el uniforme blanco de la Escuela Naval Militar le sentaba como un guante. Varias encuestas lo habían elegido como el hombre más atractivo de Estados Unidos. Aunque Julia y Richard habían coincidido algunas veces en fiestas y estrenos de Hollywood, nunca pasaron de un saludo cordial y un beso en la mejilla. Pero Julia, que estaba en la plenitud de su belleza a los 23 años, vio a Richard, de 41, como a su galán ideal y se propuso convencerlo empleando sus armas de mujer.

Le pidió al director que los dejaran solos. Julia fue quien había sugerido que en vez de John Travolta, primer candidato del director, mejor protagonista sería Richard Gere, así que no perdió el tiempo. Lo cogió de las manos, exhibió la más bonita sonrisa, lo besó y le rogó muy suavemente:

- Por favor, di que sí…

No pudo negarse. Un año más tarde, cuando la película “Pretty woman” triunfaba en todos los países y era un grifo del que salían a diario millones de dólares, Richard Gere confesó:

- Acepté porque en aquel momento no encontré ninguna razón para rechazar lo que me pidió Julia, pero no estaba convencido. Ahora puedo decir que ha sido el mayor éxito de espectadores de mi carrera y que sirvió para establecer una corriente de simpatía entre el público y yo.

¿Cuál fue la clave de ese éxito? Richard lo tiene claro.

- La belleza de Julia Roberts, que “bordó” su papel. Estaba impresionante.

Richard Gere y Julia Roberts en la película “Pretty woman”. Una pareja inolvidable.

Richard Gere y Julia Roberts
en la película “Pretty woman”. Una pareja inolvidable.

Los dos, comprometidos

Julia y Richard parecían hechos el uno para el otro. Y hubo tanta química durante el rodaje, con miradas más elocuentes que palabras, que el equipo de producción apostaba a que el amor había traspasado la ficción y se había hecho real. Pero 25  años más tarde, durante una fiesta para conmemorar el éxito de la película, los dos coincidieron en afirmar que, efectivamente, estuvieron a punto de romper los compromisos que tenían e iniciar una relación amorosa. En 1990 Richard Gere estaba prometido con la modelo Cindy Crawford con quien se casó un año después. Los periódicos y la televisión consideraron a la pareja como “la más bella de los Estados Unidos”. Efectivamente, ambos eran tan guapos que no lo pudieron resistir y se divorciaron cuatro años después.

Por su parte, Julia Roberts estaba prometida con el actor Kiefer Sutherland, con quien había rodado la película “Línea mortal”, incluso habían anunciado la fecha de su boda, 14 de junio de 1991. Sin embargo algo pasó que, tres días antes de la ceremonia, cuando ya habían recibido los regalos y estaba preparado el convite para 800 invitados, Julia Roberts se volvió atrás y dijo que no estaba preparada mentalmente para ese matrimonio. El escándalo fue mayúsculo. Kiefer la calificó de “niña caprichosa”.

Julia volvió a pensar en boda dos años después y el elegido fue el cantante Lyle Lovett, de quien se divorció a los dos años de casada. La actriz lo comunicó personalmente a los periodistas: “Somos personas educadas y hemos tenido una amable despedida. Lyle es un buen chico”.

Tras una etapa de romances fugaces, en 2001 se enamoró  del actor Daniel Moder, dos años más joven que ella. Y en 2004 fue mamá de los mellizos Walter y Patricia, a los que se unió en 2007 otro hermanito, Daniel. Con tres hijos y 51 años, parece que la actriz ha sentado la cabeza y actualmente es embajadora de Unicef para ayudar a millones de niños amenazados por el hambre. En su primera visita a varios países africanos quedó tan afectada por lo que presenció que hizo un llamamiento a los poderes políticos del mundo: 

- Es un crimen de lesa humanidad que dejemos morir de hambre a bebés recién nacidos porque sus madres no tienen nada para alimentarse y no pueden amamantarlos. Se me ha partido el corazón al ver cómo los niños fallecen por no disponer de un plato de comida.

Y dio ejemplo donando a Unicef, de su propio dinero, diez millones de dólares (más de 1.300 millones de pesetas). Desde entonces, su vida gira en torno a las necesidades de los pobres.

Un nuevo hijo para Richard Gere

Por su parte, Richard Gere, que ha estado en España recientemente y se entrevistó con el presidente del Gobierno, a quien le pidió viviendas para personas sin hogar, ha lanzado una llamada de auxilio a los países desarrollados. Los pobres necesitan comida y un techo para cobijarse.

- Yo he costeado ya más de 500 viviendas en Nueva York, donde hay más de 600.000 pobres, de los cuales 24.000 son niños, vagando por las calles. Y he estado en Valencia hablando con el alcalde para tratar de conseguir pisos sociales para 404 personas que duermen en portales o encima de los bancos al aire libre. Estas personas están por todos los sitios pero nadie se fija en ellos. Oficialmente no existen.

Precisamente Richard Gere ha protagonizado una película titulada “Los invisibles” donde interpreta el papel de un vagabundo que sólo tiene la pobreza como equipaje, ni casa, ni comida, ni ropa…

- Para conocer a fondo el problema estuve varios días conviviendo con los mendigos de Nueva York y fue terrible la experiencia. No eres nadie. Incluso menos que nadie. Te escupen, te insultan, te apalean…no sé por qué la pobreza extrema provoca odio en algunas personas.

Como es sabido, desde hace veinte años Richard Gere es seguidor del budismo y amigo personal del Dalai Lama.

- Es humilde, sencillo, bondadoso, predica el amor y la generosidad entre los hombres y las mujeres de todo el mundo. Su país, el Tíbet, fue invadido por los chinos y yo voy pregonando por el mundo esta injusticia.

Richard junto a su nueva esposa, Alejandra, con quien espera un hijo.

Richard junto a su nueva esposa,
Alejandra, con quien espera un hijo.

Richard Gere, padre a los 69 años

Richard Gere es padre de un hijo de 19 años llamado Hommer, habido en su matrimonio con la actriz Carey Lowell con quien estuvo casado desde 2002 hasta 2013. Pero al año del divorcio, Richard se enamoró de una bella española, madre de un hijo de seis años llamado Alberto Friedland, con quien se casó en mayo de 2014 por el rito budista.

Alejandra regentaba un hotel en Positano (Italia) y allí fue Richard Gere a hospedarse para descansar. Nada más llegar a su suite recibió un gran centro de flores y fruta fresca, con una tarjeta de la gerente y este texto: “Bienvenido. Le deseamos una feliz estancia entre nosotros y que pase unos días inolvidables. Alejandra Silva”. Como respuesta a su atención, Richard, que es todo un caballero, envió un gran ramo de rosas rojas a Alejandra con una nota de agradecimiento. Por iniciativa de él se vieron en el bar y Richard Gere quedó deslumbrado por la belleza de aquella mujer que,  casualmente, también es seguidora del budismo. 

Para los primeros meses de 2019, Richard y Alejandra esperan su primer hijo en común. Cuando nazca el bebé, él tendrá 69 años y ella, 36.

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: Julian Navarro