Opinión
0

Seamos Cátodos

 

Miguel Sainz

Miguel Sainz

En el mundo de la física, la ciencia que explica lo tangible del mundo y lo intangible del universo, discrimina al cátodo por ser negativo. ¡Qué confusión!. Hoy lo negativo es ser positivo, tan simple como la naturaleza humana que vive de la dualidad sobre la que construye sus efímeros negocios, entre otros, la fama, la belleza, el dinero y el éxtasis.

Todo es dual. Mr. Hide amaba a Mr Jekyll, si, así es, la sombra espera al sol, el yin necesita al yang, el bien sucumbe al mal, incluso los negros quieren ser tan blancos como los blancos negros y así hasta el infinito, los hombres quieren ser mujeres y las mujeres, hombres. A todo ello lo llaman género binario, que es como un escaparate de una moderna tienda de “retail”. Ahora las tiendas son Misterios Igualdá… lo uno que lo otro. El mundo pertenece al universo mágico porque la ciencia es inútil eso explica la extraña desaparición de la faz de La Moncloa de los expertos.

Italo Calvino

Italo Calvino

 

La memoria me devuelve a ese maravilloso autor, Italo Calvino, como su nombre indica de género italiano. Escribió una trilogía fantástica e igualmente real para explicar los sucesos del pasado, los sucesos que viven las personas, por supuesto. Hagamos un repaso de su obra.

“El Barón Rampante” que se subió a un árbol y allí vivió casi para siempre, como el vicepresidente que no para de gritar, Voglio una donna!. “El Caballero Inexistente”, algo parecido a nuestro ínclito presidente que está siempre volando y no se le ve en la Tierra y, por último, el majestuoso, imperioso e invencible “El Vizconde Demediado” que tras ser partido de arriba hasta abajo en una cruenta batalla, sigue viviendo sin la mitad de su cuerpo sin más inestabilidad que la que proporciona tener la mitad de cerebro y de miembros como la ministra Calvo, que tiene una jugosa pelambrera.

Aquí quería llegar yo, a la otra mitad de nosotros, que algunas veces se busca en la pareja, como el cátodo que es negativo en una solución electrolítica pero positivo en una pila. Son las cosas del querer y del ser, es pura física. Póngase las pilas y deje de mirarse el ánodo, es Navidad.

 

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: Miguel Sainz

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies