Editorial
0

Tenemos una nueva oportunidad, el 10 N

 

roberto chico mar espaldas baja-image

Hemos estado muy cerca del precipicio, tan cerca que muchos nos dábamos ya por estrellados, y somos muchos los que asumimos con resignación el fatal resultado de las últimas elecciones nacionales, que nos abocaban, a la puerta de una nueva crisis mundial, al desastre.

Por suerte, y sin saber muy bien a que achacarlo, (un ángel de la guardia de Pedro Sánchez haciendo horas extras hasta el aburrimiento, un ego descabellado de Sánchez, socialistas listos horrorizados ante la posibilidad de que los comunistas populistas de Podemos y adláteres pudiesen entrar en el gobierno, o vaya usted a saber…) el “doctor Sánchez” no aceptó, al final, la sociedad con los podemitas.

Las encuestas no paran de cambiar sus vaticinios pero casi todas dan por una subida fuerte del PP a costa del batacazo de Ciudadanos, ganado a pulso por sus continuos cambios de rumbo, pero no es suficiente para conjurar el peligro que la izquierda comunista, extremista, reaccionaria, y de la de un PSOE que está cada vez más cerca de estos, representa para los españoles.

Son muchos los millones de españoles que hartos del desastre al que entre unos y otros están abocando a España, con un aparato del Estado desmesurado, con unas autonomías que se han demostrado incapaces de gestionar con sensatez algunas de sus competencias (educación, justicia, sanidad, entre otras), con graves males endémicos después de 40 años de democracia (inmigración descontrolada, paro estructural de los más altos del mundo occidental, una educación que consume ingentes recursos y es de las peores, el auge de los separatismos…), han decidido romper con el partido que hasta ahora les había representado, con el Partido Popular.

Un buen amigo me decía, con más corazón que razón, que él no volvería a votar al PP, que ya estaba harto de que se rieran de él y que con su voto hayan estado todos estos años haciendo el caldo gordo a los socialistas para llevarnos a un camino de muy difícil retorno.

Difícil rebatir un sentimiento que no deja sitio para reflexionar sobre las graves consecuencias que la decisión de estos millones de españoles defraudados, cansados y hartos de aguantar puede tener.

La división del voto del centro derecha nos lleva, irremisiblemente, a no gobernar, a dejar nuestro futuro en unas manos como las de Pedro Sánchez (el gran mentiroso) acompañado por elementos como Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, el PNV, Bildu, ERC… y otras formaciones políticas que lo único que persiguen es la destrucción de España y que son socios del PSOE en numerosos ayuntamientos, diputaciones…

Votar otra opción que no sea el PP, por mucho que nos disguste, es allanar el camino a Pedro Sánchez y sus compañeros de viaje, es, en estos momentos determinantes, optar por la ruptura de España, por la ruina económica cuando aún no nos hemos recuperado de la crisis de 2008. No se trata de cuentos para asustar a niños, ni historias para no dormir: son muchos expertos los que están avisando de lo que se nos viene encima.

Tenemos una segunda oportunidad para evitar el desastre y no deberíamos desaprovecharla.

 

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies