Opinión
0

Tres heridas

 

Miguel Fernández del Pozo

Miguel Fernández del Pozo

Llegó con tres heridas:
la del amor,
la de la muerte,
la de la vida.

 

Con tres heridas viene:
la de la vida, 
la del amor,
la de la muerte. 

 

Con tres heridas yo:
la de la vida,
la de la muerte,
la del amor. 

 

(Miguel Hernández)

Hoy en el silencio de la incomprensión por lo que está pasando, he encontrado mi sombra bajo el sol del mediodía, esa que ni corta ni alargada como la de los cipreses hace que mi forma tenga volumen dando importancia al aire que desalojo, al vacío que ocupo. Sombra color de noche donde el tiempo navega y deja de tener orden viviendo en libertad, donde el invento no sirve, el presente es pasado y el hoy es siempre.
Sombra que me sujeta y se adapta a las paredes que se acercan, que me hace ser, guardando todo lo vivido y que a veces, temo perder como un “Peter sin Pan”.
Sombra que tanto me asombra guardando el misterio de mis ausencias. Desapercibida y secreta como todo aquello que sin proponérmelo hizo huella en mí. Misterio oscuro que arrastro mientras camino hacia ella vestida de sombras y que tímida se ocultará cuando la luz me ocupe. Luz y sombra,  presencia y ausencia, vida y muerte.
Dos heridas que generó el amor, dos promesas que inevitables se cumplen cuando nacemos; cuando llegamos.
Hoy, una poesía hecha canción en la voz de Serrat y luego de Joan Baez suena en silencio junto a la sombra de mi existencia.

 

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: Miguel Fernandez del Pozo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies