Cartas al Director
0

“… y al pueblo, lo digo sinceramente, que le den…”

(Palabras de Miguel Ángel Prieto Fernández, director de la publicación presuntamente extinta “La Prensa de Villa”)

Con esta increible frase, que no tiene desperdicio, Miguel Ángel Prieto, director de La Prensa de Villa, se despedía, presuntamente, de sus lectores el pasado 25 de julio en su página web dentro de un artículo titulado “No vale la pena”, y digo presuntamente porque pese a  esta declaración de intenciones, su publicación ha vuelto a salir a finales de septiembre con el fin de ajustar las cuentas con el causante de su terrible decepción con su pueblo, “Villaviciosa de Odón”, que le ha llevado a verter tan duras palabras.

Algunos pensamos que después de tan terrible sentencia lo único coherente que puede hacer es exiliarse para inspirar con su persona las mejores esencias del ser humano en otras latitudes más agradecidas y que sepan apreciar sus enormes cualidades tanto humanas como profesionales.

17octubre_laprensa

Y todo este numerito es debido a que el terrible ego que supuestamente inspira al profesional del periodismo Miguel Ángel Prieto (por cierto, me decía mi abuela aquel refrán tan castellano de “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”), se ha sentido muy dolido por la falta de apoyo que ha recibido de su amado pueblo ante el ataque personal que según él ha recibido de nuestro Alcalde con una carta que le envió en la que le pone a caldo, como se dice popularmente, con copia a los trabajadores municipales y a sus principales anunciantes, en respuesta a una información falsa publicada en su revista y  que no quiso rectificar, según se desprende de la lectura de la mencionada carta firmada por el Alcalde.

Ante este supuesto acoso  al ego de Miguel Ángel Prieto por parte del Alcalde, el profesional del periodismo debió pensar más o menos que el pueblo “en masa” se echaría a la calle pidiendo la cabeza de nuestro Alcalde, y cuál fue su sorpresa cuando se percató de que el pequeño mundo de Villaviciosa de Odón apenas ni se inmutó. Eso le debió resultar insoportablemente doloroso.

Es en ese momento cuando, seguramente, en lo más íntimo de su alma, se debió forjar esa profunda y descriptiva frase que le define a la perfección, “… y al pueblo, lo digo sinceramente, que le den…”

Y yo me pregunto ¿no será mejor que le den a él, por prepotente y  vanidoso, que a todo un pueblo que lo único que ha hecho es asistir atónito a este lamentable ejercicio de supuesto egocentrismo?

Y algo más ¿Quién le ha pedido a este “profesional del periodismo” que se erija en adalid  de nuestro pueblo para que encima se permita el lujo de insultarnos? Patético como se mire.

También se debe tratar del primer “profesional del periodismo” que manda supuestamente a tomar… a todos sus lectores y vecinos, sin duda un mérito más para el Pulitzer.

Así que ya sabes MAP, que te den a ti, que te lo tienes más que merecido, y cuando  hagas examen de conciencia piensa que “de los humildes será el reino de los cielos” y de los soberbios, prepotentes, egocéntricos, y muy mal hablados, el del infierno en la tierra.

Uno del “pueblo” que no le gusta que “le den” 

Compartir:
  • googleplus
  • linkedin
  • rss
  • mail

Escrito por: CO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies