Las lavandas: Lavanda, Espliego y Cantueso

Redactado por: Marcelo Aroca
20-05-22
0

Valoración: 0 estrellas sobre 100 valoraciones 5

Las lavandas son plantas aromáticas reconocibles fácilmente por su inconfundible aroma y su llamativo aspecto lo que las hace ser las plantas ornamentales por excelencia, sin embargo las lavandas son mucho más que eso. Vamos a tratar de que con este pequeño artículo divulgativo podamos conocer un poco más de ellas ya que no existe una especie común para todos los usos, sino que encontramos varios tipos de lavanda con pequeñas diferencias entre sus especies, con algunas de sus características parecidas y otras con detalles que las hacen únicas.

Las lavandas son plantas que pertenecen al amplio género Lavándula y a la familia Labiatae, conocidas vulgarmente como las labiadas, está compuesta por 33 especies sin contar además las numerosas plantas híbridas cultivadas y de ellas solo ocho especies silvestres están presentes en la Península Ibérica, Islas Baleares y Canarias. En el resto del mundo, están distribuidas por todo el Mediterráneo, norte de África, Península Arábiga, Irán e India. De las plantas de lavanda, las más conocidas son la lavanda común, el espliego y el cantueso, que habitualmente se las tiende a confundir o no se tienen muy claras las diferencias entre estas especies.

¿Cuáles son las diferencias en las que debemos fijarnos para distinguirlas?

Las lavandas se caracterizan por ser plantas perennes, leñosas, que suelen alcanzar hasta un metro de altura. Las flores se disponen en grupo formando una característica espiga donde las brácteas u hojas florales están frecuentemente coloreadas, a veces formando un típico penacho al final de la espiga al que se le denomina corona y donde el color más habitual varía desde el azul pasando por el violeta y morado, siendo su hábitat habitual los lugares secos y soleados, con suelos más bien arenosos y con buen drenaje.

Lavanda común (Lavanda angustifolia)

Se la conoce por diversos nombres comunes, lavanda, alfazema, alhucema, aljucema, lavándula hembra, lavándula macho, tuma, etc., es una especie que puede superar fácilmente el metro de altura, sus tallos son prácticamente cuadrados, algo pelosos y generalmente con ángulos redondeados. Sus hojas son más o menos lanceoladas, agudas, enteras, verdes y con el nervio central sobresaliente en el envés, algunas veces con su margen algo girado. Su espiga de inflorescencias es larga y pedunculada, con brácteas blanquecinas o pardoverdosas y no tienen ningún penacho en la punta. Los cálices son pelosos y surcados por nervios, con un diente superior prolongado por un apéndice a modo de opérculo y las flores tienen un característico color violetaazulado. La Lavanda común, la podemos distinguir de las otras especies parecidas porque cada tallo tiene una sola flor. La época de floración es desde finales de junio a mediados de julio en estado salvaje..

Espliego (Lavandula latifolia),

Conocida también con los nombres comunes de espigón, barballó, etc., la planta adquiere forma arbustiva, con hojas opuestas, enteras, pubescentes y estrechas con un color característico verde ceniza. La espiga o inflorescencia es terminal, muy pedunculada y normalmente ramificada compuesta por múltiples flores pequeñas de color violeta pálido, las brácteas florales son sublineares y no ovadas (con forma de huevo con la parte más ancha en la base), como pasa en la Lavanda común. Su distribución en mayoritariamente mediterránea septentrional y la floración comienza a partir de junio hasta septiembre y se la suele localizar en terrenos calizos, pedregales arcillosos y sobre todo en roquedos calizos o pastos secos en laderas soleadas formando parte de matorrales calcícolas. el Espliego es de mayor tamaño que la Lavanda común

Cantueso (Lavandula stoechas)

Conocido en el área mediterránea como tomaní, cantahueso, azaya, tomillo cantueso, tomillo de flor morada, cantueso en la mayoría del resto peninsular, está ampliamente desarrollado por toda la Península Ibérica y con floración de mayo a julio. Se le suele localizar junto a brezos, tierras graníticas silíceas ácidas, en encinares y en pinares junto a romeros y tomillos, formando matas muy aromáticas con hojas de color grisáceo y sus inflorescencias son a modo de espiga en la parte superior de los pedúnculos, con unas brácteas llamativas de color azul-violáceo en la parte superior a modo de un penacho, las flores de la espiga son de muy pequeño tamaño y de un color violeta oscuro muy llamativo. La forma más sencilla de diferenciarlas entre sí, son la disposición de las hojas y tallos en la planta, pero sobre todo son sus flores y la forma de espiga floral que adquieren, que son diferentes.

 

 

 

 

 

Principales usos y propiedades de las lavandas

Las Lavandas desde la antigüedad han sido utilizadas tanto como plantas ornamentales como en jardinería debido a su gran facilidad de ser manejadas en los arreglos de jardín y sus pocas necesidades de riego. Pero donde realmente destacan es por su gran interés apícola, la floración de las mismas desde que comienzan a aparecer hasta finales de otoño permite a las abejas libar durante este largo periodo y es el néctar de lavanda, ese conjunto de azúcares y otras sustancias segregadas por las flores lo que resulta del mayor interés para las abejas. La lavanda común no es muy melífera si no es a partir de los 800 metros de altura y esto quiere decir que aunque veamos una mata con unas flores preciosas, el néctar puede no ser abundante ni interesante para las abejas si no se encuentra como mínimo a esa altura y es de sobra conocido que de todas las lavandas, es el espliego que crece en el medio rural, el que produce el néctar de mejor calidad y más abundante.

Como plantas aromáticas

Las lavandas son conocidas y usadas desde antiguo como plantas aromáticas y medicinales, ya en la antigua Grecia eran consideradas como plantas sagradas y el nombre de lavandula, se dice que tiene origen latino ya que procede del verbo lavare en alusión a su uso en el baño como componente aromatizante y purificador. En España es tradicional desde tiempos antiguos quemar flores de espliego seco en las casa para aromatizar y purificar el hogar, así como poner los tradicionales saquitos de tela para perfumar el interior de los armarios, dar buen olor a la ropa y espantar insectos y polillas.

Desde el punto de vista de Cosmética y Perfumería, son estas industrias las que favorecen y ayudan a fomentar la creación de grandes extensiones para el cultivo y recolección de las distintas especies de lavandas. Los componentes químicos presentes en las distintas plantas de lavanda son los que generan las esencias y aceites destinados principalmente a la industria de perfumería y cosmética y constituyen uno de los componentes principales en perfumes, jabones, lociones, sales de baño etc.. En las lavandas, son los diferentes componentes químicos de cada una de las especies las que les da un olor propio y característico, la Lavanda común contiene en sus esencias, linaol, acetato de linalilo y prácticamente nada de alcanfor, lo que las proporciona ese olor tan agradable. Espliego, contiene linalol, cineol y a veces pequeñas cantidades de alcanfor y finalmente Cantueso, alcanfor, fenchona y cineol, taninos, resinas y flavonoides. Esto hace que los olores se diferencien notablemente, mientras la lavanda desprende su reconocido olor agradable típico de lavanda, el olor a cantueso podríamos decir que parece una mezcla entre la lavanda y el tomillo y debido a la presencia de alcanfor tiende a proporcionar un olor más fuerte y algo picante, esto hace por tanto que se destinen a usos distintos. En la producción de esencias de lavanda y espliego, al tener mucho menor o ausencia de alcanfor son las que se destinan a perfumería y cosmética, no usándose el Cantueso. En alimentación son las diferentes esencias que se extraen de las lavandas las que fundamentalmente aromatizan productos de panadería, pastelería, helados, licores o bebidas no alcohólicas.

Las lavandas como plantas medicinales y terapéuticas

Las lavandas ya eran conocidas en la antigüedad y usadas en aromaterapia y fitoterapia donde los aceites esenciales actúan con efectos curativos. Desde el punto de vista medicinal las distintas lavandas muestran diferencias entre si debido a que tienen diferentes componentes químicos que las diferencian en sus respectivos olores y en las aplicaciones en que estos componentes van a intervenir con fines terapéuticos o medicinales. Además de tisanas e infusiones, son los aceites esenciales los que se utilizan con fines terapéuticos y medicinales y que son sintetizados en el metabolismo de las propias plantas. A título orientativo, en procesos antiguos, de 1,5 toneladas se llegaban a obtener de 25 a 30 kg de esencia dependiendo de la antigüedad o modernización del proceso. Hoy se consiguen rendimientos mucho más altos que rentabilizan este gran negocio en continuo auge.

Con carácter general, las lavandas se usan en infusiones como hipoglucemiante, para curar dolencias hepáticas estomacales e indigestiones, crisis epilépticas y nerviosas, resfriados y dolencias pulmonares, junto a acciones desinfectantes y cicatrizantes. La lavanda común actúa como calmante del sistema nervioso, además de poseer propiedades antiinflamatorias y astringentes proporcionando además un potente efecto antioxidante debido a los alcoholes terpénicos que posee la planta. Sin embargo, Lavanda y Espliego a pesar de pertenecer a la misma familia desde el punto de vista medicinal se diferencian notablemente. Los alcoholes terpénicos de la Lavanda son los que proporcionan un efecto calmante sobre el sistema nervioso y por el contrario el Espliego tiene propiedades más energizantes, lavanda actúa como calmante, espliego como vigorizante. Indicar también que la Lavanda se puede usar como infusión relajante, analgésico, digestivo, antiinflamatorio, desinfectante, antibacteriano, dolores de cabeza, lumbares, y torticolis, e incluso en forma de masajes, para disminuir la caída del cabello, mediante una solución hidroalcoholica.

Por último conviene recordar que además de todas estas aplicaciones terapéuticas y medicinales que son tan positivas para la salud, a la vez pueden producir trastornos, alergias, efectos secundarios, etc., por lo que para su uso, se debe tener siempre el consejo médico o farmacéutico•

https://macronaturaleza.com

.

inicio

contacto

aviso legal

Asociación Cultural Círculo de Opinión.
gestión de cookies
webNEWS || fotos Pexels || iconos 8
ACCESO