Un PP entre botellones, las KGsB y la cayetanía

Redactado por: El Afilador
21-10-21

Andaba nuestra ascendente Ayuso, a falta de tabernas, practicando footing y balconing con vistas al Capitolio washingtoniano, y el mosqueado Casado organizando congresos en los cosos levantinos de la Gürtel, cuando la presidente del PP local creyó ver que ya no había más mala hierba que segar en su Pastizal Popular.

Sin pérdida de tiempo organizó un comité de cierre de siega y anticipó la obligada campaña mediática en un digital de Villaviciosa para remarcar que para su camarilla 50 árboles son reforestación, que contar con un cayetano como vicesecretario representante de los contratistas es perspicacia y que los que no hayan compartido con Sepúlveda, sus concejales o sus KGsB son mala hierba. Un hito de fortaleza en las filas populares solo comparable al “Luis, se Fuerte” de Rajoy.

Nada nuevo, solo una nueva reducción de las escasas huestes de la Estrada y Galán, una mayor cadena de obligaciones con contratistas y caciques, y la constatación de que algún padre no es capaz de ver las muchas limitaciones de su hijo. Y a los vecinos nos ofrecen una aburrida colección de cayetanos de catálogo Venca, una pobre representación de hijos sin madurar y los ya seniles reiterativos, a la par que traicioneros, caciques.

Hemos de analizarlo exclusivamente en clave egoísta del Pastizal Popular. ¿Por qué los cayetanos? Pues porque sólo unos “chicos” capaces de ponerse el chaleco impermeable debajo de la chaqueta de paño, serán capaces de llegar hasta el congreso popular del año próximo apoyando a la vez al candidato de Casado y a Ayuso. Y que a nadie le quede ninguna duda, al finalizar la jornada electoral participar con igual alegría en el botellón festivo del ganador o ganadora.

Mientras tanto, cual hormiguita el gobierno del popular Raúl continúa su recolección de decenas de “fantástico” y “genial” en redes, nada extraño teniendo en cuenta lo centrados que están los concejales en sus asuntos: el botellón, la gastro-furgo y la amnesia sancionadora a la hostelería de Galán, la paga a los patrulleros botellón de Rubio, la biblioteca Titanic de Navarro, el contenedor de la puerta de su casa de Álvarez, la semana cultural en horario de jubilado de Lucero, la “mala hierba” de Carlos Delgado. ¡Estrada, para esta hierba se recomienda seguir con la guadaña; además una hoz es medio roja!

Acabo recordando a mi ávido lector que una de las muchas peculiaridades fonéticas del ruso clásico, es aquella que nos indica que la “G” a veces se pronuncia “GE” y otras veces “JA”

.
error
error
error
error
error
error
error

inicio

contacto

aviso legal

Asociación Cultural Círculo de Opinión.
gestión de cookies
webNEWS || fotos Pexels || iconos 8
ACCESO